banner.jpg
  • Comunicaciones Suncast

El desierto de Medio Oriente busca pintarse de verde

Actualizado: hace 2 días

Hace 10 años mientras el mundo vivía una ‘fiebre’ por las fuentes de energía renovable y se daban los primeros grandes pasos concretos para la descarbonización de la economía global, en el Medio Oriente ni siquiera figuraban en el panorama. Las inversiones y proyectos eran incipientes.


Sin embargo, el interés fue creciendo a medida que la sustentabilidad dejó de ser tendencia para convertirse en uno de los requerimientos indispensables para hacer negocios a nivel mundial, por lo que las economías de aquella región, petrolizadas por completo, no tuvieron más opción que planear cómo pintar de verde el desierto.


Esta tendencia requirió también de proyectos basados en innovación, que permitan eficientar la operación de las plantas generadoras, como Suncast, que aplica inteligencia artificial en herramientas para la predictibilidad de operación y mantenimiento de centrales solares fotovoltaicas y eólicas.


En este contexto, y de acuerdo con la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), a pesar del fuerte potencial de recursos en toda la región de Medio Oriente, en 2015 casi el 80 por ciento del crecimiento de las energías renovables no hidroeléctricas se concentraba en sólo cuatro de los 22 Estados miembros, y las energías renovables constituían únicamente el seis por ciento de la capacidad total instalada de generación de energía eléctrica. Sin embargo, las tendencias actuales muestran que el panorama de las energías renovables está evolucionando rápidamente y se han producido avances significativos.


En 2016, se invirtieron 11 mil millones de dólares en el desarrollo de energías renovables en toda la región árabe en comparación con mil 200 millones en 2008, o un aumento de nueve veces en solo ocho años.


El reporte de IRENA detalla que hoy en día, varios países de la región se encuentran entre los pioneros mundiales en el desarrollo de energías renovables. Las subastas recientes dieron como resultado precios de energía solar récord mundial, incluidos 17,8 dólares por megawatt-hora (USD / MWh) para el proyecto Sakaka en Arabia Saudita, 24,2 y 29,9 USD / MWh en Abu Dhabi y Dubai, respectivamente.


De esta forma, la región reconoce los beneficios socioeconómicos del despliegue de energía renovable, que se percibe como una oportunidad para la diversificación industrial, nuevas actividades de cadena de valor y transferencia de tecnología. Sobre la base de esta iniciativa, Marruecos ha desarrollado una industria local a través del desarrollo de capacidades para los calentadores de agua solares para crear 13 mil nuevos puestos de trabajo.


Además, la planta de energía solar concentrada (CSP) más grande del mundo en el territorio de Ouarzazate satisface el 42 por ciento de los requisitos de su planta de fabricación nacional local.


Se espera que las ambiciosas metas establecidas por todos los países de la región se traduzcan en un total combinado de 80 GW de capacidad renovable para el 2030 basado en planes nacionales para cumplir con las ambiciones de los países, el establecimiento de marcos políticos, regulatorios, técnicos y económicos que permitan el despliegue ampliado de energías renovables será indispensable, como se destaca en una serie de evaluaciones específicas de país de IRENA a través de evaluaciones de preparación de energías renovables y / o hojas de ruta de energía renovable y el compromiso de múltiples partes interesadas a nivel regional, para avanzar en la creación de un mercado de energía integrado en todo el mundo. la región, reflejada en la Iniciativa Panárabe de Energía Limpia (PACE).


Ante este panorama Suncast tiene una gran oportunidad. Durante su visita a la ExpoDubai, Constanza Levicán, CEO y fundadora de Suncast, expuso a miembros de la comunidad energética de esa región, las herramientas de Inteligencia Artificial que hemos desarrollado, despertando gran interés por el alto nivel de eficiencia que se puede lograr.